El control de RTVE, o la vergüenza ajena

La decisión del Consejo de Administración de RTVE de dar a los consejeros acceso previo a los contenidos de los informativos, a través del sistema iNews de edición de los boletines, ha desatado una vergüenza ajena generalizada. Y no sólo entre los profesionales del Ente, periodistas y ciudadanos de espíritu independiente. Los mismos dirigentes de los dos grandes partidos que han propiciado esta suerte de censura previa -el PP por acción al proponerlo, y el PSOE por omisión al abstenerse- han derramado algunas lágrimas de cocodrilo por este ataque a la libertad informativa: González Pons, jefe de prensa de Rajoy, y Pérez Rubalcaba se han declarado ¡opuestos a la decisión! Como si los dos partidos no fueran capaces de controlar lo que votan sus consejeros. Y, lo que es peor, como si no fueran los principales beneficiarios, al atribuirse la potestad de hacer una oportuna llamada en el momento en que, horas antes de su emisión, vean un titular o un enfoque que no sea de su gusto.

Corren malos tiempos para la independencia de RTVE, una de las -no nos cuesta admitirlo- pocas herencias positivas del paso de José Luis Rodríguez Zapatero por La Moncloa. El nuevo Estatuto de RTVE, que establece un sistema imperfecto, pero lo más cercano a la independencia partidista que ha conocido la radiotelevisión pública en España, fue el resultado de una reacción necesaria tras ocho años de manipulación sistematica de RTVE por parte de los Gobiernos de Aznar. Fueron años en los que se dejó barra libre a los informadores más proclives a la derecha, e incluso a la ultraderecha, se manipularon las informaciones para justificar todos los excesos y errores de la era Aznar, y se impidió a gran parte de la opinión pública la pequeña satisfacción a ver sus opiniones y puntos de vista reflejados en la pequeña pantalla propiedad de todos los ciudadanos.

¿Estará alguien pensando en volver a instaurar en RTVE el universo ideológico e informativo partidista y excluyente que domina el modelo de TeleMadrid  o Canal 9? O el de Canal Sur o Tele Castilla La Mancha, que tampoco el PSOE está libre de pecado. ¿Habrá que buscar acomodo en programas y redacciones a tanto tertuliano de los que llevan ocho años empujando con ahínco la candidatura de Rajoy?

Esperemos que, si se confirman las encuestas, haya en el entorno de Rajoy gente capaz de darse cuenta de que no se puede dar marcha atrás al reloj, y que que se necesitan nuevos pasos adelante de decencia y libertad para los profesionales, sujetos siempre a la responsabilidad ante la sociedad y sus legítimos representantes. Todo lo contrario de lo que han pretendido, con su decisión vergonzante, los consejeros de RTVE, del PP y del PSOE,  que no tuvieron la decencia de votar en contra.



Leave a Reply



Subscribe to newsletter

Completa correctamente el campo email Se ha enviado correctamente Enviando...
Contacto
Compañia: Kindelán Consultores
Teléfono:+34 918 521 156
Ubicación:Madrid
Email:info @ kindelan.es
© 2018 Kindelán consultores